EL CARBONCILLO
       
  Ver retrato en carboncillo  
 

La técnica del carboncillo consiste básicamente en el trabajo de los tonos por medio de un trozo de carbón, generalmente carbón de sauce, y también como se ha difundido ampliamente en forma de lápiz.
Esto es algo parecido a dibujar con lápiz grafito. La diferencia es que el carbón es seco, como la tiza, por lo tanto podemos lograr distintos efectos.
Vamos a ver dos modalidades de tratar esta técnica. La primera es con carbón sobre papel blanco y la segunda en que se utilizan toalidades de color sepia y sanguina sobre papel de algún color tenue, preferentemente café, para armonizar con los tonos sepia. Como en este caso el fondo no es blanco, utilizaremos también un lápiz o tiza blanco para agregar las luces. Este es el caso del ejemplo que vemos a continuación.