LA CABEZA

Introducción
Figura masculina
Figura femenina
Niños
La cabeza
Extremidades

 
                 
               
         
 

Uno de los métodos mas usados en el aprendizaje del dibujo, ya sea en la representación de figuras como espacios, es tratando de “ver” o imaginar a los objetos como si estos fueran figuras geométricas, esto es, simplificando la figura en su masa completa y relegando los detalles a un plano secundario.
La mayoría de los buenos maestros recomiendan partir por el todo y no por el detalle, siendo además este todo una síntesis de su estructura.
En el estudio de la cabeza lo plantemos de la siguiente forma:

   
             
     
   
 
CABEZA DE FEMENINA, ESQUEMA BÁSICO
 

 

 
 

En general, cuando abordamos el dibujo de cabeza, ya sea de hombre, mujer o niño, utilizamos los mismos estándares de proporción y simetría.
Lógicamente en los tres casos existen excepciones a esta regla por la anatomía de cada cual como también por las diferencias naturales de cada individuo(a).
Ya hemos visto más arriba los esquemas básicos de la cabeza en general, para el que usamos el estándar masculino. Después vemos el esquema de la cabeza femenina. Las diferencias entre ambas son muy pocas. Si lo vemos desde el punto de vista anatómico, la estructura ósea y muscular de la mujer es más frágil y menos prominente. En el arte comercial y en los estándares de belleza general los tipos de mandíbula firme gozan de mayor preferencia que los de curvas redondeadas, tanto en femenino como masculino. En la mujer las cejas son ligeramente mas altas y los labios mas gruesos.
Nótese las proporciones y distancias. Cuando construimos la cabeza de frente, es recomendable ubicar el extremo inferior de la nariz en la intersección de la línea vertical central con la del círculo del cráneo.